martes, 24 de abril de 2012

Racionamiento televisivo

Antes que nada, este tema viene a mi blog gracias a una interesantísima charla con Lenys Martínez (@LenysCarolina), y por eso le doy su crédito. Por cierto, pueden visitarla en su blog Aquí entre Nos. Ustedes se preguntarán por qué el título de hoy. Bueno, hagamos un ejercicio. Imaginemos que se nos va la luz. ¿Qué es lo primero que decimos? Algo así pasa cuando estamos viendo televisión y de repente viene un programa cualquiera, un avance informativo o lo más común que pasan en TV: Una cadena.

Indiscutiblemente la televisión venezolana está pasando por la peor crisis de su historia, y no hablo precisamente del tema económico -aunque evidentemente este tema influye- sino de la parte programática, si el término cabe. 

Años atrás, cuando Venezuela contaba con 18 millones de habitantes (finales de los 80), la antena venezolana, específicamente la caraqueña, contaba con 5 canales de señal abierta, entendiendo que el cable ni se tomaba en cuenta: Radio Caracas Televisión, Venevisión, Venezolana de Televisión, Televen y la desaparecida Televisora Nacional Canal 5. Quienes vivimos esa época, sabemos que aunque eran pocos canales la oferta de programación era muy variada. La guerra RCTV-VV era a sangre y fuego. Cada canal tenía sus días trinchera (Los lunes eran de RCTV por Radio Rochela y los sábados de Venevisión por Sábado Sensacional, por ejemplo) así que el otro canal tenía que apostar a otros días de la semana, y de vez en cuando competir en días que regularmente se perdían ante el canal rival. Si alguien quería romper con la rutina, veía los programas hogareños de VTV, que por cierto, tenía muchos deportes y buenas series nocturnas para quienes no veían novelas. O si no, tenías la joven alternativa de Televen con sus novelas brasileñas o programas juveniles, como el recordado VH-10 con Musiuíto. Sí, dejé que la cédula saltara sin paracaídas, ¿y qué?

Más de 20 años después, en Caracas tenemos más canales pero menos oferta de programación variada. TVN fue sustituída por Vale TV, que a mi modo de ver es el oasis televisivo en la Capital. El llamado "Discovery de los pobres" tiene programación educativa y cultural, pero manejada de una manera que no se hace tediosa para el televidente, sino que puede resultar hasta divertida. RCTV sale del aire y es suplantado por TVes. Lo que en principio fue "vendido" como un canal de servicio público y de apoyo a los productores independientes, se convirtió en un CMT progobierno (Debo mencionar, CMT fue el primer canal en UHF de Caracas, a mediados de los 90, posteriormente sustituido por TeleSur), series que a pocos interesan, programación nacional de baja calidad, transmisiones deportivas con narradores estilo Chunior -salvando a Nanú Díaz- y muuucha propaganda PSUVista. Ya con eso la competencia histórica dejó de ser RCTV-VV para pasar a ser VV-Televen. El canal de la pelotica roja asumió este reto con astucia. Amplió su oferta de programación con mucho talento nacional, más telenovelas colombianas, muchas películas taquilleras, series de moda, musicales...

Por el contrario Venevisión consideró que ya no tiene rival serio y dejó de importarles la calidad de sus programas. De hecho, rompieron los esquemas tradicionales en cuanto a la variedad diaria en su parrilla. Ahora de lunes a viernes todo es lo mismo, principalmente en horario estelar. Los programas de variedades y humor pasaron sólo para los domingos, y cabe destacar, de una mediocridad impresionante. En tiempos de Stand Up Comedy los de La Colina siguen apostando al humor con tetas y el doble sentido con "A que te ríes". "Qué locura" ya no sorprende, se hace aburrido y monótono. "La guerra de los sexos" parece "El Club de los Tigritos", además esa sección de las preguntas está terriblemente asesorada y documentada. Patético. Quizás lo más decadente es la compresión de formatos internacionales en un solo espacio: Sábado Sensacional. Eso de sintetizar "My name is", "American Idol", "Britain's Got Talent", de manera improvisada, pobre, poco profesional y sin ningún esfuerzo creativo o de producción, simplemente me hace pensar en el pobre Amador Bendayán, quien sí supo hacer sensacionales los sábados, con verdaderos artistas, producciones impecables, mucho humor y sobre todo autenticidad. Lo único que se salva, aunque se sienta monótono y saturado, es El Moreno Michael y sus personajes. Pienso que hace milagros para hacer que la gente se ría entre tanta mediocridad.

Por otra parte, Televen se juega cartas curiosas. Se trae programas y símbolos icónicos de la desaparecida RCTV -desaparecida es un decir, están vivos pero anulados ya saben por quién- y los ubican en horarios estratégicos. Primero "Quién quiere ser millonario" pasó de ser la carta de los miércoles a ser el cierre perfecto para el domingo a las 9 de la noche. Aunque por Twitter peleemos con los participantes o con Eladio Lárez, el programa no pierde sintonía, y menos con el programa de "humor" de VV. En primera instancia, quisieron imitar la parrilla dominical del C-4 colocando el humor los días domingo, pero ahora jugaron a apoderarse del vacío de los lunes a las 8 de la noche. "Misión Emilio" ante el público es una "nueva Rochela". Indudable triunfo del canal de Horizonte -antes de Los Chaguaramos- pero sin dejar de lado fórmulas exitosas, como las series de moda durante la semana. Para rematar, encontraron un horario perdido, inutilizado, anulado. Lo prepararon bien y ahora es posiblemente su momento ganador: La medianoche. El regreso de Luis Chataing a la pantalla nocturna fue quizás el mayor acierto de canal venezolano alguno en años. Con fanáticos y detractores, el locutor y humorista siempre dará de qué hablar. Ya sé que me dirán "Pero Érika también volvió", no volvió, está en cable. No cuenta en este caso. Pésima estrategia de Venevisión.

Ahora, no todo es bueno en Televen. En las mañanas las variedades cayeron al abismo. "Vitrina en Construcción" y "La Bomba" son ejemplos de programas que se producen a las patadas. Estemos claros, a esa hora quienes más ven televisión son las amas de casa. Ese es el horario para transmitir magazines llenos de variedad, y ni Televen ni Venevisión con el terriblemente célebre "Portada's" ofrecen la mitad de ese planteamiento. Si nos vamos a las tardes, la programación infantil quedó totalmente anulada de cualquier canal nacional (Y no me mencionen a TVes, porque no dejaría que una de mis sobrinas oiga fragmentos de las cadenas mientras ve Pocoyó). No hay comiquitas, no hay programas de niños, como si no vieran televisión. Desde la 1 hasta las 6 de la tarde, todo se resume en una palabra: Novelas. Siendo justos, los intentos de espacios infantiles y juveniles sólo se ven en LaTele y en Canal I... ¿Pero quién ve esos canales? Creo que el bajo presupuesto no es excusa para ofrecer baja calidad. En fin, sigamos con los canales grandes.

A las 6 de la tarde hay una competencia curiosa: El Chavo Vs. Se Ha Dicho. El primero no necesita presentación ni explicación alguna. El segundo programa es un remake venezolano de "Caso Cerrado", en el que las soluciones se resuelven basadas en nuestras propias leyes, cosa que me parece interesantísima, pues nosotros mismos no sabemos cómo debemos actuar en situaciones diversas. Además, en Twitter se forman las reuniones para discutir los casos con el propio árbitro, la doctora Mónica Fernández (@monifernandez). Ya es un programa interactivo. Si los casos son montados o no, poco importa, lo que interesa es la orientación jurídica y legal en un país en el que la ley se desconoce por completo. En lo personal este tipo de programas me gusta. Ahora bien, a las 7 de la noche el panorama cambia. Simplemente a esa hora no veo televisión (salvo excepciones que describiré más adelante), pues la única competencia de las novelas es otro remake transmitido por Televen, llamado "¿Hay Corazón?" que personalmente creo que es el peor desacierto del canal 10 en los últimos tiempos. Una producción de liceo, un estudio mal diseñado, un formato vacío y la gente que va como "participante" es peor. Aunque le tengo respeto a Caterina Valentino, es mi deber decir que cayó en lo más bajo que puede caer una presentadora de televisión. Además, el horario es el más inapropiado para este programa. Cuando Venevisión transmitía "12 corazones" que es el programa original según la franquicia internacional, lo hacía los domingos luego de las 10 pm, horario adulto. A esa hora se permiten más licencias, total, lo sintoniza quien quiera verlo. En horario estelar el televidente merece las mejores opciones, merece calidad, merece respeto. Como diría Renny Ottolina: La televisión no debe darle al televidente lo que éste quiera, sino lo que realmente merece.

Y ahora que recuerdo, Televen tiene una carta bajo la manga, y no la ha mostrado porque no ha querido. Cuentan con la mejor animadora de todos los tiempos en Venezuela: Maite Delgado. Ella sola ya garantiza sintonía, pues cuenta con un público fiel, muestra seguridad, soltura, picardía y sobre todo, credibilidad. Una presentadora que aparecía una vez al año, con esa calidad, era un desperdicio televisivo que dejaba al descubierto la debacle de nuestra pantalla chica. Si se le diera un horario diario o semanal para hacer y deshacer a su antojo, eso sería una ganancia total para todos. Gana el televidente, gana Maite, gana el canal... También apostarán al regreso de Nelson Bustamante, otro animador con gran respeto en nuestra tele, que también sería sinónimo de buena calidad y alta sintonía. Son dos jugadas que pudieran salvar a nuestra golpeada antena.

Al resto de los canales no se les puede pedir mucho. TVes nadie lo ve. VTV tendría que tumbarse y volverse a armar -cosa que ahora no será posible, ya sabemos por qué y por quién- para recuperar su status de "Alternativa". Canal I está al borde de la quiebra, por poco presupuesto y por baja calidad, especialmente con un programa de "entrevistas" que inicialmente era presentado por Sergio Novelli -entrevistador más que comprobado- y terminó en manos de Carlos Sicilia... ¡O sea! Como la cara visible de ese canal es Anastasia Mazzone, debo decir que ella tiene tanta visión como Mister Magoo. Sorry. LaTele es un caso parecido, y que parece que sobrevive con la programación de iglesias. No les va tan mal con la repetición de las novelas de la extinta Marte TV. Pero de resto, no hay mucho que ver. Globovisión tiene su nicho en las noticias. Es buena opción en las tardes con el espacio "Con Todo y Penzini", por los temas tan curiosos que allí muestra Pedro Penzini López. También el programa "35mm" refresca la pantalla. Con el programa de tecnología que allí pasan tengo reservas personales que no debo hacer públicas. Por eso ni lo menciono. Meridiano TV es deporte. En muchos casos se convierte en la única razón por la que vea televisión entre 7 y 9 de la noche, si pasan algún evento deportivo de relevancia. Ávila TV es el ejemplo vivo de lo que NO se debe hacer en televisión. Podrán decir que buscan ser una señal joven, revolucionaria y popular, pero terminan siendo una señal pirata, mediocre, vulgar, chabacana, ordinaria, proselitista, llena de resentimiento, sexista, lavacerebros y tuki. Sí, los tukis tienen derecho, pero hasta en eso creo que se sentirían ofendidos con lo que transmite ese canal. TeleSur es lo mismo, pero con contenido "noticioso". No voy a opinar. ANTV es sólo para ver las sesiones en vivo, más nada. TV Familia es un canal católico, sí, pero deja colar producciones extranjeras muy buenas, sobre todo musicales y de entretenimiento. Me gusta ver "En Clave de Ja", por ejemplo... 

¿Soluciones? Las tiene la gente, y son sencillas. Primero, el formato del antiguo horario estelar debe regresar. Por ejemplo: Lunes de humor, martes de variedades, miércoles de concursos, jueves de unitarios, viernes musicales, sábados de series, domingos de películas... El orden no importa, sólo importa la variedad y las estrategias de los canales. Claro, si a éstos les importa el televidente. Segundo: el reclutamiento de nuevos talentos, hay mucha gente con muchas ideas innovadoras, que puedan ofrecer variedad y romper con la monotonía actual. Tercero: la gente tiene que manifestarse... Ya yo lo hice. Ya basta de que nos racionen nuestra televisión.

Mi próximo post será sobre el Miss Venezuela 2012, que será en agosto. Ahí espero comentar lo que se dijo hoy en la rueda de prensa oficial, y lo que se vaya chismeando en las redes. Dicho esto, se abren los comentarios. Bienvenidos sean todos!

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Qué post tan exquisito!... me quito el sombrero ante ti. es increíble como ha decaìdo nuestra TV venezolana. Considero que no merecemos una programación como la que hay en la actualidad. Los chamos de ahora no disfrutan de bloques de comiquitas como lo hicimos nosotros en nuestra època. En la infancia un "Alegre Despertar" o "Tardes felices" era sinònimo de color, entretenimiento sano, infantil. Los niños de ahora no ven eso.

      Nuestra TV está saturada de talks shows baratos tipo "Mujeres con historia y hombres también", solo por dar un ejemplo. Ni hablar de "Hay corazón" que es terrible en todos los aspectos: producción, contenido y horario.

      Con respecto a las telenovelas, antes ponían al aire unas tres telenovelas vespertinas y dos estelares...producción nacional. Ahora estamos llenos de enlatados y muy poca producción nacional. Vemos a nuestros actores y actrices venezolanos en producciones extranjeras.

      Sabemos que después del cierre de Radio Caracas Televisión, Televen ha tenido un repunte considerable tratando de ofrecernos a la audiencia algo fresco, variado, que lo podemos ver en "Misión Emilio" y en "Quien Quiere Ser Millonario" pero cae en lo soez y balurdo con una producción como "la bomba" y no obstante Venevisión, pone un segmento como "El calabozo" que destruye al talento....de su propia casa. Todo por hacer la competencia al canal de la bolita roja.

      Adiós a los programas de concursos, adiós a los programas de opinion y entrevistas. Antes podíamos disfrutar de amenas conversaciones de Maite Delgado y las estrellas del momento en "Maite" edición especial los viernes a las 8pm, o una Marietta Santana en "A puerta cerrada" con panel de invitados a primera hora.

      Ahorita el único programa que podemos disfrutar de entrevistas de personalidad es "En privado" transmitido por Globovisión los domingos a las 11pm, que nos permite conocer màs allà de esa persona y liberarnos un poco de la realidad con tantas malas noticias que abundan actualmente.

      Ah y sin dejar de mencionar al "imbatible" de los sábados... Sábado Sensacional, qué calidad era antes, ahora está reducido a realities para poder sobrevivir. Épocas en que se podía disfrutar ese maratónico cuando lo transmitían desde la monumental de Táchira o la plaza de toros de Valencia, ahora a lo único que se trasladan es al Festival de la Orquídea, que también perdió la calidad al momento de entregar la premiación con la fulana "aclamación".

      En definitiva, necesitamos una buena parrilla programática, donde la competencia sea con calidad, entretenimiento, información, pero sin caer en lo soez.

      ¡Gracias, Alex!

      Eliminar
    2. Sin más palabras, mi estimada Lenys. Gracias por complementar con esos estupendos detalles y tu opinión tan precisa y clara. Ahora quienes lean el post y tu respuesta quedarán más que claros. Deberíamos trabajar juntos! Jajajaja...

      Eliminar
    3. Tu post fue lo máximo!!! De verdad retrocedí varios años. Podríamos trabajar juntos jejeje...

      Eliminar